Durante la noche de este viernes, un hombre falleció tras mantener una pelea con su hijo al interior de un domicilio de Conchalí, región Metropolitana.

De acuerdo con antecedentes preliminares entregados por el fiscal Felipe Olivari Vargas, los hechos ocurrieron cerca de la medianoche cuando un hombre de 57 años, se habría encontrado bajo los efectos del alcohol y habría intentado intentando agredir a otros familiares.

Al advertir esta situación, su hijo de 19 años, habría salido en defensa de estos, utilizando un arma blanca.

Debido a esta situación, ambos sujetos se enfrentaron utilizando armas blancas, resultando gravemente herido el hombre el padre del agresor, siendo trasladado por toda la familia hasta un centro asistencial, donde lamentablemente terminó perdiendo la vida, a pesar de los esfuerzos del personal de salud.

En el lugar se constituyó personal de Carabineros para adoptar el procedimiento, momento en el que el joven reconoció su participación en la pelea, entregándose a los funcionarios.

Olivari también indicó que el detenido también mantendría heridas cortantes, pero que todavía se encuentran entrevistando al resto del grupo familiar para poder determinar la dinámica de los hechos y así poder acreditar si hubo o no legítima defensa, o si se está adoptando un procedimiento por parricidio.

Asimismo indicó que en el sitio del suceso se encontraron dos armas blancas, tanto las que ocupaba la víctima, como las del detenido.

En ese sentido, el fiscal explicó que en el Código Penal está “muy claro” cuando se está al frente de una legítima defensa, mientras se cumplan varios requisitos como que “haya habido una agresión ilegítima, que no haya habido provocación por parte del que se defiende, que el medio empleado para defenderse sea racional, es decir sea proporcional al con que ataca. Si se cumplen todos estaríamos hablando de una legítima defensa, si no, estaríamos ante una legítima defensa atenuada que sirve también como circunstancia atenuante”.

Del mismo modo aclaró que todavía no se sabe si el detenido pasará a control de detención, ya que si no se cumpliera con ninguno de estos requisitos, tendría que pasara a dicha audiencia por el delito grave de parricidio, cuyas penas parten en los 15 años y un día, y van hasta presidio perpetuo calificado.

Fuente: http://www.24horas.cl