Cacerolazos, bocinazos y barricadas se registran esta noche en varios puntos de Santiago, tras confirmarse que el Gobierno recurrió al tribunal Constitucional para impedir el tercer retiro de los ahorros previsionales, que aún tramita el Congreso.

A pocos minutos del inicio del toque de queda, son miles las personas que se manifiestan desde sus balcones y ventanas haciendo sonar cacerolas, mientras que en la comuna de Pudahuel y el sector de Lo Hermida, en Peñalolén, se han reportado barricadas; formas de protesta que se organizaron rápidamente a través de redes sociales.

Con esto, el Ejecutivo también comienza a enfrentar el malestar social, además del vendaval desde el mundo político, donde parece haber consenso -tanto en la oposición y parte importante del oficialismo- de que La Moneda ha cometido un “error político”.

En la oposición anticipan que irán al TC a defender con “dientes y muelas” el tercer retiro, y aseguran que entretanto seguirán tramitándolo en el Congreso, específicamente en el Senado, donde se encuentra en segundo trámite constitucional.

Asimismo, en la DC el diputado Gabriel Silber advirtió que en el sector activarán los mecanismos constitucionales para acusar al Presidente Sebastián Piñera porque, planteó el legislador, la decisión de hoy “pone en riesgo la paz social”.

Sin embargo, quien confirmó la presentación ante el TC,  el ministro de la Segpres, Juan José Ossa, desestimó las advertencias respecto a un posible “nuevo estallido social” en rechazo a esta decisión: “Los chilenos quieren vivir en paz y esperamos que todos los líderes políticos condenen cualquier atisbo de violencia”, afirmó.

 

Fuente: http://www.cooperativa.cl