Esta semana, el ministro Jaime Mañalich informó que ubicar, diagnosticar y aislar a los contagiados con COVID-19 y sus contactos estrechos serán los ejes de la labor que se le asignará a los centros de salud municipales.

“De acuerdo al consejo de expertos y a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hemos dado el marco jurídico para tener un trabajo mucho más eficaz desde la atención primaria de salud”, señaló la autoridad sanitaria.

Pero antes de este anuncio, el municipio de Renca -en colaboración con el Cesfam de la comuna- dio inicio al programa Centinela, que ha permitido detectar más de 7 mil contactos estrechos de los casos positivos de coronavirus.

Este modelo de trazabilidad, que también se implementó en otras partes del mundo para frenar los contagios, se anticipó al reciente anuncio del gobierno, que potenciará el trabajo de la red primaria de salud.

El programa cuenta con un equipo de 60 personas, distribuidas a nivel central en la corporación municipal y en los cuatro Cesfam de la comuna. Cada alerta se coordina desde la atención primaria activando de inmediato ley de urgencia para el traslado oportuno de los pacientes.

A lo anterior, el alcalde Claudio Castro pide mayor coordinación con las autoridades que deben fiscalizar que las cuarentenas se cumplan.

“Hoy día ese rol lo puede cumplir la Seremi de Salud, Carabineros o los militares. Ese contacto es fundamental porque, sin la fiscalización, un llamado no va a lograr que se cumpla una cuarentena de manera efectiva”, señaló el jefe comunal.

Fuente:http://www.cnnchile.com