Esta mañana en Mucho Gusto conocimos otro caso de violencia escolar, que en esta oportunidad agita a la comunidad de la población La Pincoya en Huechuraba.

Un niño de 4° básico fue víctima de una brutal agresión por parte de sus compañeros de 8° básico, casi cuatro años mayores, todo debido a que le menor defendió a uno de sus amigos que estaba siendo víctima de bullying.

El menor de nueve años recibió una patada en la cabeza, la cual, según cuenta su madre, pudo haberlo matado si la hubiera recibido en la cien, sólo unos centímetros más arriba de donde fue golpeado.

“Debido a la violencia de la patada él quedó desmayado y comenzó a convulsionar, nunca le había pasado, es un niño sano. Eso llamó la atención, convulsionó por tres minutos, lo que el neurólogo comentó que era mucho tiempo, explicó la madre del menor agredido.

Respecto a los hechos que llevaron a la agresión, la madre contó que “en el recreo él vio que estaban ahorcando a otro niño, entonces fue a empujar al agresor y el agresor se volvió hacia él. Ahí están las consecuencias”, comentó.

El menor agredido se acercó por defender a uno de sus amigos que estaba siendo víctima de bullying y otra agresión. Posterior a empujar al niño de 8° básico, este le golpeó el rostro, dejándolo en el piso. Una vez tirado, el agresor comienza a darle patadas en el cuerpo y la cabeza, siendo esta última la que provocó que se desmayara y empezara a convulsionar, botando espuma desde su boca, como narran alumnos testigos de la agresión.

El padre del menor agregó que hace unas semanas había ocurrido un episodio similar, ya que entre cuatro compañeros del mismo curso lo habían atacado. “Vimos las cámaras del colegio y dijeron que no había tenido la culpa mi hijo, pero mandaron suspendidos a los otros cuatro niños”, agregó.

“Yo no sabía la edad del niño (que lo atacó), pero cuando me enteré quedé con sentimientos encontrados (…) yo dije este niño debe tener problemas en su casa, debe estar teniendo problemas con su familia, con sus padres, debe estar viendo cosas que no son aptas para un niño y se va a desquitar al colegio”, comentó el padre del menor.

Asimismo, cuando la madre del menor agredido llegó al colegio el día de la agresión, las autoridades del establecimiento le aseguraron que habría sido un accidente, “siguen diciendo que fue un accidente, ayer nos dieron la versión de que fue por una pelota”.

Sin embargo, tanto la enfermera del colegio como otros compañeros que fueron testigo de la situación desmienten que haya sido un accidente o una pelea circunstancial. “No fue un accidente, fue una agresión con ensañamiento”.

Fuente: http://www.mega.cl