Inicio NOTICIAS NACIONALES La mortal cuarentena de Christian Aravena

La mortal cuarentena de Christian Aravena

475

Hace casi una semana, Christian Aravena fue hallado muerto al interior de su departamento en Santiago Centro. Fue enviado a cumplir encierro en su domicilio ante la sospecha de Covid-19. El examen PCR lo confirmó 2 días después. En la consulta inicial advirtió su historial de cáncer y asma, que lo transformaba automáticamente en población de riesgo. Aún así, siguió su cuarentena en casa y no fue trasladado a un hospital para ser conectado a un ventilador mecánico. Amigos y familiares lloran su partida y acusan negligencia.

Christian Ernesto Aravena Lepe (45), ingeniero de larga trayectoria en el mundo radial y oriundo de Linares, registró su último mensaje con vida el pasado viernes 17 de abril a las 18:50 horas. En su habitual tono afectuoso y colaborador, como lo definen sus cercanos, envió un audio de WhatsApp a Patricio, uno de sus tantos conocidos en el rubro de la radiodifusión.

En dicho registro dejó en evidencia su manifiesta dificultad para hablar e hilar ideas. Con esfuerzo, le contó que se había contagiado de coronavirus y le explicó que naturalmente dicha situación iba a retrasar los asuntos laborales que tenían pendientes.

Pero de sus palabras también se pueden entrever las esperanzas que tenía de recuperarse: “Cuando esté de vuelta le cuento”, le dijo espontáneamente al cierre de la conversación. Pero nunca más volvieron a hablar.

Tampoco volvió a responder el teléfono ni los mensajes de su familia y amigos. María del Rosario Aravena Lepe (41), su hermana, que vive en Talca junto a sus 2 hijos, pensó que estaba durmiendo y decidió no insistir para dejarlo descansar. Habían estado en contacto permanente -más aún tras la confirmación del contagio- y él mismo había manifestado antes que tenía problemas para conciliar el sueño.

24 horas más tarde, el sábado 18 pasadas las 19:00 horas, ya no había vuelta atrás. Carabineros, un cerrajero y una prima -el único familiar que tenía en la capital- entraron al Edificio Aires Urbanos en calle San Diego, entre Victoria y Pedro Lagos, en Santiago Centro. Subieron al décimo piso, donde ya estaba cumpliendo su octavo día de cuarentena. Abrieron la puerta y al entrar confirmaron lo peor: Christian ya estaba muerto.

Pero la pesadilla había empezado varios días antes. El jueves 9 de abril acudió al Cesfam N°1 Ramón Corbalán Melgarejo, ubicado en calle Copiapó, a 9 cuadras de su domicilio. A las 13:40 horas, cuando lo atendió la médica Sofía Victoria Molina Loreto (30), llevaba 5 días con cefalea, había tenido fiebre en 2 ocasiones y tenía una molestia ocular leve. Había tomado paracetamol, lo que aminoró su alta temperatura, pero el dolor de cabeza había empeorado. Por eso decidió acudir al consultorio.

Inmediatamente advirtió sobre su historial, que lo transformaba en potencial paciente de riesgo: hace 3 años enfrentó un cáncer testicular que tuvo que combatir con quimioterapia y radioterapia en el policlínico de Oncología Adulto del Hospital Clínico San Borja Arriarán, a 6 cuadras de su casa. Desde pequeño, además, tenía antecedentes de asma.

“Era común poder verlo en el invierno con inhalador”, recordó su colega y uno de sus amigos más cercanos, Cristian Esteban Pereira Calderón (43).

Antes de enviarlo a casa, le recetaron paracetamol, un jarabe de Oxolamina y le realizaron el test PCR ante la sospecha de Covid-19. Además, el examen físico detectó “ruidos respiratorios presentes en ambos campos pulmonares con agregados tipo roncus difusos”, según consta en su ficha de atención.

La muestra fue recibida el viernes 10 en el laboratorio de la Universidad de Santiago (Usach) y confirmó las sospechas: resultó positivo. El sábado por la mañana recibió el llamado de la autoridad sanitaria y habría optado por seguir en cuarentena, pese a sus antecedentes. Sus cercanos admiten que era algo reticente a acudir a la salud pública y, al mismo tiempo, el recinto de atención primaria -dependiente del Servicio de Salud Metropolitano Central (SSMC)- lo consideró un candidato óptimo para seguir tratamiento en casa, pues vivía solo y no corría riesgo de contagiar a su grupo familiar.

Para los amigos y familiares, la negligencia fue evidente. Cada uno por su lado, preguntaron a médicos de su confianza. Y todos coincidieron en un punto central: con esos antecedentes médicos (cáncer, asma y ruido pulmonar) y la posterior confirmación de Covid-19 era imperativo internarlo en un hospital y conectarlo a un respirador.

El Cesfam comprometió la visita de personal de salud a domicilio para chequear su estado. Y así fue. El domingo Christian llamó al recinto explicando que la noche anterior había tenido problemas respiratorios, por lo que el lunes, a las 17:20 horas, se concretó la atención en su departamento con un médico y un kinesiólogo.

Ambos profesionales lo evaluaron y aplicaron tratamiento con salbutamol. En concreto, lo que ellos llaman una “hospitalización abreviada” para manejo respiratorio, que dio resultado inmediato y mejoró su saturación y frecuencia cardíaca. Antes de irse, según los registros de la Dirección de Atención Primaria del SSMC, le insistieron que acudiera al hospital o llamara al SAMU si empeoraba. Pero se habría negado por miedo a contagiarse con algún otro virus.

Ese mismo lunes, en base a la recomendación de un médico amigo, comenzó a buscar la forma de obtener suministro de oxígeno en casa. Sus conocidos aseguran que inicialmente pidió dicho equipamiento al consultorio y se lo negaron porque no era oxigenodependiente. Aunque el SSMC desconoce que haya realizado una solicitud de esa naturaleza.

Lo cierto es que sus conocidos fueron quienes finalmente le ayudaron a conseguir un equipo y se lo hicieron llegar a su domicilio. Lo lograron. Y en un principio dio resultados.

El martes 14 el Cesfam le realizó seguimiento telefónico al paciente. Christian les dijo que se sentía bien, que había conseguido por su cuenta un cilindro de oxígeno y, por último, algo que les llamó la atención: tenía un médico particular amigo que lo estaba tratando, quien le habría indicado la dosis y cómo usar el equipo. De acuerdo al Cesfam, en ese contacto advirtió que seguiría el tratamiento con su médico e insistió en que no requería ser derivado al hospital.

Hasta ahora, ni la familia ni el Servicio de Salud saben quién es.

El miércoles, tras pasar la mañana conectado al equipamiento, se sentía bien. Ya más animado, le comentó a Pereira que había recobrado energía e incluso planeaba hacer aseo. Ese mismo día llamó a su hermana y le contó de su considerable mejoría, lo que le dio tranquilidad a ella y su padre, Victoriano Segundo Aravena González (72), que también seguía atento desde Linares la evolución de su hijo.

“Anoche dormí. No la noche corrida, pero casi toda la noche”, le dijo a Pereira el jueves al desayuno. De ahí en adelante, hasta su deceso, todo vino cuesta abajo.

Durante el jueves empezó a decaer. Y el viernes 17 su situación rápidamente se volvió crítica. Al mediodía fue la última vez que ambos hablaron. “Siempre me voy a acordar. Me pidió 10 manzanas amarillas y esa poca conversación le costó un mundo. Estaba ahogado. Se cortó la llamada y me preocupé”, relató.

Y no volvió a responderle.

Esa misma tarde empezó su periplo para intentar conseguir ayuda médica. Comenzó por los canales regulares, pero ninguno le dio resultado. Por distintas vías, parte de su grupo de amigos, la mayoría vinculados a la Asociación Nacional de Radio Comunitarias y Ciudadanas de Chile (Anarcich), hicieron esfuerzos por hallar una alternativa.

Por un lado, uno de ellos supuestamente consiguió contactarse con personal del consultorio. Habrían comprometido acudir al domicilio. “Me confié de que ellos iban. Pero no iban. Tipo 18:00 horas no tenía respuesta”, acusó.

Otro amigo dijo que había conseguido ayuda mediante autoridades municipales. Pero nadie acudió a la emergencia ese viernes.

El sábado Pereira no aguantó más y partió al edificio. Llegó a eso del mediodía y se encontró con otra barrera: conserjería. A propósito de la pandemia no está permitido el ingreso de visitas. Y no era familiar de Aravena.

La hermana, por su parte, llamó desde Talca a la recepción pidiendo que contactaran a Carabineros. Había intentado hacerlo ella misma desde la capital del Maule, pero desde la central local le dijeron que no era posible cursar el requerimiento. Tenía que ser alguien desde Santiago y por eso tuvo que acudir la prima en persona durante la tarde.

Sin cumplir su objetivo, Pereira se volvió a casa. Y al final del día, por teléfono, recibió la triste noticia.

***

Hasta ahora no se sabe cómo se contagió Christian Aravena. En la primera consulta aseguró que no había tenido contacto con ningún caso positivo, pero admitió que había salido de su departamento durante la cuarentena, que en Santiago inició el 26 de marzo. Luego, en la visita del lunes, él le transmitió al personal médico que creía haberse contagiado por un colega.

De acuerdo a su entorno, en el edificio habrían al menos otros 3 casos, aunque aquello no fue confirmado por la autoridad sanitaria. Menos aún está claro si dichos contagios estarían o no relacionados entre sí.

Por ahora, la Dirección de Atención Primaria del Servicio de Salud Metropolitano Central instruyó un sumario administrativo para aclarar lo ocurrido. El senador Guido Girardi (PPD) también pidió investigar el caso. No obstante, ya adelantó su juicio: “Indicar cuarentenas en domicilios es una negligencia médica”, aseguró.

Rosario, en tanto, no descarta tomar acciones legales. Pero de momento no la mueven los revanchismos ni una indemnización millonaria. “Mi intención es que no le pase a otra persona que se muera sin ayuda de nadie. Es terrible”.

Fuente:http://www.biobiochile.cl