La historia de la perrita Grace ha conmovido a millones de personas en el mundo.

Aún cuando los médicos no le dieron ni siquiera una esperanza para caminar, su familia hizo hasta lo imposible por lograrlo. El cariño e ingenio de sus dueños hizo que Grace volviera a moverse gracias a que le construyeron una silla de ruedas con LEGOS.

La vida de Gracie no partió muy bien. Nació sin sus patitas delanteras y la abandonaron en plena calle. Cubierta por gusanos y en un estado evidente de abandono, un veterinario se encargó de darle sus primeros cuidados.

Pasado un tiempo fue trasladada al refugio de animales Mostly Mutts. Un día todo cambió: apareció una familia que quería adoptarla.

La familia Turney enseguida se dio cuenta de que Gracie necesitaba mejorar su movilidad y para ello hacía falta fabricar una silla de ruedas. Pero dicha silla de ruedas tenía que ir cambiando su tamaño a medida que fuera evolucionando y creciendo.

Es por eso que contactaron a un voluntario del refugio de tan solo 12 años. Así, el pequeño Dylan se ofreció para construir su primera silla de ruedas con piezas de LEGO y de mejorarla durante toda la etapa de cachorro de Gracie.

Así Gracie se acostumbró a su silla de LEGOS hasta que creció y pudo tener su propia silla de ruedas real.

Fuente: http://www.24horas.cl