El diputado del Partido Humanista, Florcita Alarcón, anunció esta mañana su renuncia a la presidencia de la Comisión de Cultura de la Cámara Baja, durante la última sesión de dicha instancia. Esto, a partir de una denuncia en su contra realizada en redes sociales por un supuesto caso de abuso sexual.

“En estos momentos me encuentro en una situación muy compleja en la que una parte importante de mi energía se encontrará destinada a demostrar judicialmente mi inocencia tras una grave acusación en mi contra”, señaló el también músico a sus compañeros de la Comisión, a través de una carta.

“Es por esto que creo honesto y responsable renunciar a la presidencia de esta comisión, agradeciendo la confianza que depositaron en mí cuando me eligieron”, agregó el legislador.

Finalmente, Alarcón afirmó que “espero haber estado a la altura de esa confianza y que sigamos trabajando juntos para mejorar las condiciones de vida de la gente del arte y la cultura en nuestro país”.

La decisión del parlamentario coincide con una serie de denuncias divulgadas durante esta semana en redes sociales. En éstas, una usuaria -identificada en Twitter como @Nachaland- asegura que el artista habría violado “de forma reiterada a su pareja bajo los efectos de las pastillas”.

En los mismos posteos, indica que la víctima le dio la autorización para dar a conocer esta situación ya que ella “no quiere callar más”.

En paralelo a la dimisión de Alarcón a la Comisión de Cultura, la Comisión de Ética de la Cámara informó que iniciará una investigación de oficio para recabar antecedentes respecto a la acusación.Ello, tras la solicitud emanada del presidente de la Cámara en orden que estudie la pertinencia de iniciar de oficio una investigación en razón de los antecedentes publicados en redes sociales en que se acusa al parlamentario de abuso sexual.

Sobre el punto, el presidente de la Corporación, diputado Diego Paulsen, explicó que tras tomar conocimiento de las imágenes que se habrían divulgado del diputado y del Twitter de una persona que acusa un supuesto abuso, procedió a remitir el oficio a la Comisión de Ética para que esta, “teniendo en consideración estos antecedentes, determine si procede o no iniciar una investigación por una eventual infracción de los deberes parlamentarios”.

Paulsen añadió que, a su juicio, existe mérito para una revisión de “hechos que a mí me hacen llegar y espero que la Comisión se pronuncie sobre estos antecedentes”.“Nosotros no vamos a dudar un segundo en escuchar su versión, poder acompañarla y saber los antecedentes de ambas partes”, dijo.

Sobre la posible sanción al diputado Alarcón, el titular de la Cámara afirmó que “imagino que como cualquier chileno, si incurrió en el delito de violación o abuso sexual tiene que enfrentar a la justicia (…) podría existir un desafuero y obtener la pena que le asignen los tribunales”.

Fuente: http://www.latercera.com